LAS “AUTONOSUYAS”


  • Hay que promover el mérito frente a la obediencia sumisa, la creatividad frente a la pasividad y la autocrítica frente al conformismo.

mapa-comunidades-espac383c2b1a

gm/Vulpes Tobolica/Junio 2016

LAS “AUTONOSUYAS”

Son muchos ya los españoles que reclaman una reforma de la Constitución, que restablezca los intereses de la Nación Española y reduzca al máximo las funciones de las Comunidades Autónomas. Sus diecisiete autonomías y un sinfín de mancomunidades, consells, cabildos o consejos comarcales con sus privilegios y derroches están dispuestos a permitir la destrucción del Estado que al recorte de los privilegios de la casta que alimentan. Tras tantas indecisiones y parsimonias simuladas, este Gobierno no ha recortado de veras el terrible gasto e inutilidad de los políticos. No ha tomado una firme decisión y promulgar una ley que sancione que “ningún partido político, ni ningún sindicato podrá gastar más de lo que ingrese a través de las cuotas de sus afiliados, incluido el 0,7% de la declaración de la renta”, es decir, el despilfarro y el enorme gasto pagado por los españoles vía de los impuestos casi confiscatorios, que sangran a los contribuyentes.

España tiene que cortar el gasto desaforado que no puede mantener, retrotraer las competencias de Educación, Sanidad, Justicia, Energía y Hacienda, suprimir el T. Constitucional politizado y nocivo, revisar el Senado innecesario y muy caro, revisar a fondo los 17 “Reinos de Taifas”, eliminar aforamientos, reducir el número de Diputados, las empresas públicas, casi todas deficitarias, sin otro fin que la colocación de parientes, amiguetes y paniaguados políticos y sindicales, los miles de asesores, las muchas fundaciones, asociaciones e instituciones subvencionadas y la gran cantidad de empleados públicos colocados a dedo, todos a cargo del erario publico. La exigencia imperiosa del pueblo español sacrificado e indignado consiste en la poda del gasto y las mamandurrias, la eliminación de la terrible deuda y la profunda revisión de las “autonosuyas”, que son la sangría provocada por la insoportable hipertrofia pública.

Para llevar a cabo esta misión España necesita superar el vigente régimen partitocrático (diputados y ediles no logran sus escaños por méritos propios, sino por la voluntad de los jefes del partido, que los colocan en listas electorales cerradas y les dan sus consignas); por ello, ve precisa la reforma de la Constitución, a la vez que la modificación de la Ley Electoral, para lo que resulta indispensable renovar previamente el sentir de la clase política y de la sociedad en general; se ha de permitir el acceso a la política a aquellos que se comprometan con la misión de servicio y su dedicación al bien común, antes que a los intereses propios o de su partido; hay que promover el mérito frente a la obediencia sumisa, la creatividad frente a la pasividad y la autocrítica frente al conformismo.

Guadalajara, Junio 2016

Por: Vulpes Tobolica

Anuncios