ESPAÑA: RESCATE, O PARTICIPACIÓN MASIVA EN LOS COMICIOS.


.

.

ESPAÑA: RESCATE, O PARTICIPACIÓN MASIVA EN LOS COMICIOS.

.

Por Emilio Clemente, ex Presidente de la Excma. Diputación de Guadalajara

.

rescate-a-espac3b1a-erlich-2012-1Es cierto que las condiciones a un hipotético pretérito rescate (y más sumando al parcial de la banca) hubiera traído consigo medidas y recortes tan drásticos, no más, como los hoy vigentes y dimanantes de Bruselas, pero hubiera  acabado con la causa del mal, que es el insostenible, abusivo y grueso Estado de las Autonomías, con los privilegios inmerecidos e hirientes de la clase política y con una corrupción pública que pesa sobre el ánimo y el espíritu de España como una losa.

 Rajoy se ha resistido y se resiste a pedir el rescate y en el rechazo coincide con el PSOE e IU, que se oponen porque temen que las condiciones que imponga Europa incluya desmontar el actual Estado insostenible, donde los políticos se sienten tan a gusto porque gozan de poder casi absoluto, sin controles democráticos, impunidad y cientos de miles de puestos para colocar a sus familiares, amigos y militantes en el sector público ruinoso español.

Es evidente que el Gobierno prefiere sangrar al ciudadano con impuestos y recortes vitales y colocar inútiles paños calientes, antes que sanear a España de una sucia dictadura de partidos con poder desmesurado,  con 17 “reinos de taifas” autonómicos incosteables y con una corrupción galopante, de un Estado enorme insostenible, con casi 500.000 políticos y enchufados inútiles viviendo de la “cosa pública”.

Los mercados están exigiendo reformas estructurales del Estado y en los centros de poder de todo el mundo se sabe que el gran problema de España es su clase política, clientelar, arrogante, atrincherada en el poder, alejada del pueblo y ajena a la democracia, que está estrangulando al país con sus privilegios.

 Como era previsible, los españoles no hemos conseguido forzar a nuestros políticos a que adelgacen el Estado, extirpen la corrupción y eliminen la legión de ineptos y parásitos que tienen ocupado el Estado, haciéndolo incosteable, inviable, torpe, corrupto e indecente, simple y llanamente porque tocaría a su clientela. Este problema  que acucia a España hubiera tenido solución con un pretérito rescate, o mejor dicho, tendrá solución, mala, tardía e impuesta por un futuro rescate o mejor, por la próxima caída del bipartidismo que sostiene a tan nefasta casta política, como ya es irreversible y de dominio público.

 Sin confianza en el gobierno y menos todavía en la oposición, a los pobres ciudadanos españoles no nos queda otra salida que pensar en ser intervenidos o mejor, ir a votar masivamente, a alguien distinto, sobre todo si se tiene en cuenta que lpartidocracia dominante ha intentado cerrar las puertas, cuidadosa y abusivamente, a cualquier otra opción política en España, intentando condenar a los partidos pequeños a permanecer en el anonimato, alejados del sistema informativo y de la mente de los ciudadanos.

 El espectáculo más bochornoso de todos, es el de los miles de parásitos, que ya han arruinado las Autonomías que les cobijan, sin que nadie les pida cuentas, les castigue y les obligue a devolver lo robado.

 Pensar que Rajoy,  un personaje forjado en el seno de un partido clientelar y acostumbrado a anteponer sus propios intereses partidistas a los de España, será capaz de limpiar el Estado, es  ridículo y estúpido. Y no valen ahora pactos y componendas entre quienes han sido capaces de semejante tropelía, simplemente, no están legitimados.

 El pueblo es el único que puede solucionar el drama de España, impidiendo el acceso al poder de los que viven de los privilegios y elegir como representantes públicos y líderes a personas de probada decencia y de valores garantizados, no a los predadores amigos del partido o a los dirigentes arbitrarios encuadrados en las mafias del poder. 

 Y el pueblo para lograr este fin debe conocer que para esta  casta política el efecto de una abstención masiva o de un voto en blanco abrumador le daría igual. Si solo votara el 30 por ciento del censo, ellos se repartirían el poder de igual modo, a pesar de que en cualquier democracia solvente esa cifra indicaría deslegitimación y fracaso del sistema.

 Urge, por tanto, divulgar a los ciudadanos que si quieren que esto cambie, tienen que empezar a activarse y votar masivamente a nuevas opciones limpias, si antes no nos rescatan, cosa improbable por lo que les supone de riesgo en el, seguro, desmantelamiento de su “chiringuito clientelar” aunque eso suponga dejar a dos generaciones de españoles hipotecados con una inconmensurable deuda que nos esta costando cuatro o cinco veces más que lo que nos hubiera costado financiar el rescate.

 Guadalajara, Mayo de 2013

 Emilio Clemente Muñoz.- Ex Presidente de la Excma. Diputación de Guadalajara

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s