2012, UN AÑO NEGRO EN LA HISTORIA DE ESPAÑA


2012, UN AÑO NEGRO EN LA HISTORIA DE ESPAÑA

presidente-Gobierno-Mariano-Rajoy-Congreso-DiputadosGUADALAJARA.- 21-12-2012 

Hace ya un año que Mariano Rajoy ganó las elecciones por una mayoría absoluta histórica. La campaña electoral tuvo como casi único lema la crisis económica. Rajoy, centró sus promesas en la recuperación económica y según él, sólo el PP podía acometer semejante tarea.

Ha pasado un año y España no sólo no ha salido de la crisis, sino que se ha hundido todavía más. En los últimos doce meses el paro ha crecido, ha continuado la destrucción del tejido productivo y la deuda pública ha alcanzado límites insostenibles. La situación es de extrema gravedad. El dinero ha comenzado a abandonar el país a toda prisa y, con él, los trabajadores más preparados y productivos.

Rajoy siempre negó una subida de impuestos, pero en su primer discurso ya anunció la subida del IRPF. Subió el IVA, después de decir: “Es un sablazo de mal gobernante“. A puesto fin a la deducción por vivienda a partir de 2013, cuando decía en su programa electoral: “Actualizaremos la deducción por adquisición de vivienda”. La sanidad ya no es universal. “Adoptaremos medidas que garanticen el acceso universal a unas prestaciones de calidad”, decía. El Gobierno ha congelado el salario de los funcionarios en 2013 y este año se quedarán sin paga extra de Navidad. Ha recortado la prestación por desempleo para los nuevos receptores. Estudiar una carrera es más caro y sube un 20% el máximo de alumnos por aula. Prometía un cambio de modelo en Justicia para hacerla “accesible” y ha aprobado una ley que contempla una subida generalizada de las tasas judiciales, de entre 50 y 750 euros .  Prometió reducir designados y  altos cargos pero  ha ocurrido todo lo contrario. Y esto por citar, solamente,  alguna de las nefastas medidas tomadas en lo económico, sin entrar en el resto de acciones tomadas en otras áreas de Gobierno.

Al cumplirse un  año de la toma de posesión de 2011, España es un país pobre y roto. El gobierno sigue decretando recortes y más recortes a las economías más débiles, mimando a esos diecisiete gobiernos autonómicos, principales artífices del tremendo fiasco y  subvencionando a esos sindicatos que no pasan apuros económicos a la hora de preparar huelgas, en momentos tan críticos.

Entregamos  nuestra herencia a los que la esperaban para destrozarla, consiguiendo convertir a la novena potencia industrial del mundo en una nación a punto de perder su soberanía, ya que puede que sea intervenida del todo, muy pronto.

El desastre ha llegado a través de unas perniciosas autonomías, precursoras de unos amenazantes separatismos. Son las que ahora nos están anunciando a bombo y platillo sus ansias de independencia, sin que haya una reacción legal y decidida contra los que las abanderan.

Entidades e individuos  consentidos, se han apoderado de nuestro dinero, de tal forma que nos han dejado en la ruina, endeudados hasta los ojos y ahora obligándonos a pagar sus latrocinios consentidos, ya que ninguno de ellos ha devuelto ni un céntimo del dinero mal adquirido.

Le han quitado a España su dignidad, ya que en el mundo no pinta nada, se ríen de nosotros, y muchos se alegran de lo que nos sucede.

Hay libertinaje en las calles, en los colegios, en las universidades, en nuestra mal llamada cultura y también en contra de nuestras más hondas creencias históricas y religiosas.

Aquellos a quienes le han quitado lo más esencial de sus vidas, como es el trabajo el pan y la vivienda, en lo único que piensan, mientras esperan en las colas del INEM, en las de Caritas o en el anunciado desalojo de sus casas, es en buscar soluciones para sus vidas y las de sus hijos.

El pasado mes de octubre se alcanzó y rebaso, por primera vez en la historia, la tasa del 25% de paro. 5.778.100 personas + los 500.000 parados reales que no estén buscando “activamente” empleo. La cifra, por lo tanto, se acercaría más a los seis millones y medio que a los seis millones. Con semejante lacra es imposible que la economía se recupere. El paro es la piedra de toque de todo el sistema. Sin gente trabajando la economía se estanca y el Estado ve reducida su recaudación. Lo primero ocasiona un círculo vicioso imposible de romper, lo segundo condena al Estado a endeudarse en el extranjero.

Mientras los políticos siguen derrochando el dinero a manos llenas, millones de españoles están abocados a la miseria.

Hay que destacar la permisividad de que gozan las autonomías. Se ha llegado a inculcar en las escuelas el odio y el desprecio a todo lo español y hasta hoy, ha sido permitido por los gobernantes.

Pero restablecer nuestros anteriores parámetros cualitativa y cuantitativamente, se nos antoja, según está todo, un sueño, porque ni el Gobierno, ni el Rey, como árbitro constitucional, tienen el valor y la equidad necesaria para intentarlo

Por lo tanto a un año de la toma de posesión de Rajoy estamos en una situación en la que un puñado de facinerosos se comen nuestro dinero, otros matan a nuestra gente y se les premia dándoles un gobierno y encima quieren acabar con España y mientras los poderes públicos consintiendo y practicando el latrocinio, la injusticia, la traición y la desvergüenza. Esto ocurre en el seno  de algo que se nos quiere vender, eso sí, por unos gobiernos ya estigmatizados por sus perfil mentiroso, como una monarquía parlamentaria, una democracia y un estado de derecho y de bienestar.

Diciembre de  2012.- E. Valdivilla y de La Torre

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s